Ada Iturrez de Capellini: no se puede dejar la mafia

zamora-cappellini

POR JUAN PABLO SUAREZ

 

Los asesinos comunicacionales no hubieran disparado ayer sin la estricta orden de quien le maneja los hilos. Sin duda alguna, ayer Gerardo Zamora fue el mentor del disparo (figurado) que le desarrajaron a la senadora nacional perteneciente a Bases Peronistas, socia necesaria en el Frete Cívico oficialista en Santiago del estero.

Ayer la mujer oriunda de Ojo de Agua probó de una mortal medicina con la cual inocula la que ahora sería su ex fuerza política a todos los adversarios, ya que sin previo aviso fue protagonista de media página en un massmedia local. La técnica utilizada fue idéntica a las que el desteñido líder acostumbra a utilizar para con sus detractores más acérrimos, sin miramientos, sin piedad y sin retorno.

Ya pasaron por ese lugar otros que pagaron con cárcel, daños a sus propiedades, amenazadas veladas y descaradas. Por lo visto la senadora ahora es parte del selecto grupo al que el variopinto dedicará tiempo, dinero y recursos en recurrentes embestidas.

NADA OCURRE SIN EL CONSENTIMIENTO DEL MANDAMAS

A ninguna mente que entienda cabalmente la lógica del pensamiento zamoriano se le ocurriría pensar que lo sucedido ayer escapa a la jurisdicción demencial de Gerardo Zamora. Ningún medio oficialista escribe un renglón si antes no ha pasado por un estricto control de calidad en su contenido y nadie apadrinado por el mismo es perjudicado por el fuego del zamorato amigo.

Lo ocurrido ayer, según fuentes cercanas a este medio tiene que ver con conversaciones que la senadora nacional habría mantenido con otra fuerza política pero que tienen que ver más con la cordialidad y las buenas costumbres que con un acuerdo. Puesto sobre aviso de esta situación, el sempiterno Zamora le bajó el pulgar a la mujer fuerte del sur provincial, y de continuar así  es de entender que el castigo, recién empieza ya que buscará toda forma posible para perjudicarla a ella y a su entorno familiar.

Esto habla a las claras de una necrosis lógica, irreversible y generalizada por el paso del tiempo y el desgaste que en apariencia promete ir avanzando hasta llegar a la descomposición total. Zamora acaba de atacar a un componente peronista en Santiago del Estero y más allá de que los muchachos cuidan su quintita nunca olvidan las máximas del General  que decía que “Para un peronista no hay nada mejor que otro peronista”.

Si esta sangría comienza hoy, ¿Qué pasará hasta el año entrante en el marco de las elecciones? Lo que sucedió ayer fue una clara muestra del aparato montado por el matrimonio feudal que divide con un trazo rectilíneo en dos al universo. Los que están de su lado, y los que están en contra.

La senadora debió saber QUE NO SE PUEDE DEJAR LA MAFIA

print