5 abril, 2017

AUDIO: Lo que Zamora dice del Macrismo, habla más de Zamora que del Macrismo

zamora-cambiemos

Por Juan Pablo Suárez

Érase una vez en algún lugar del extenso territorio de Santiago del Estero, un cónclave zamorista y en el micrófono puede reconocerse claramente una voz y a su dueño intentando ridiculizar en un discurso de campaña (pobre por cierto), al sistema que su oposición utiliza como forma de contacto con los habitantes de esta provincia.

“Estuvimos en la casa de Doña Clotilde, había tenido gallinas doña Clotilde”, remeda a un inexistente macrista en una especie de paso de comedia para la concurrencia. Y claro quizás doña Clotilde sea el producto de 50 años de una demodictadura de otros tiempos, una mujer humilde a la que la vida o los responsables de esta tierra no le dieron oportunidad para crecer en la abundancia y debe criar gallinas para sobrevivir, ¿eso, es culpa del macrismo o del juarismo y luego del zamorismo?.

Pero continua en su discurso remedo de un Stand Up sin gracia diciendo: “El otro día dice que fueron a un barrio en nuestra provincia, preocupándose de los pobres. Cuando llegaron, son tan graciosos que primer punto… timbrear”. Asegura el actor frustrado y continúa, “no tenía timbre la casa, ¿que mierda hacemos ahora? bueno, nos volvemos al centro”, remata pretendiendo ser gracioso. A CONFESIÓN DE PARTE RELEVO DE PRUEBAS SUELEN DECIR y es esa la frase que lo pinta de cuerpo entero. Es que acaso la culpa de que en Santiago del Estero y en pleno siglo XXI, después de un régimen juarista de 50 años que se llevó a varias generaciones sin conocer ningún servicio y los 12 que llevan entre él y su mujer Claudia Ledesma, sigan existiendo los asentamientos carentes de luz, agua, gas y cloacas ¿es del macrismo? Pues pareciera que el decolorado candidato considera que 16 meses son más dañosos que 62 años (sin sumar los gobiernos de facto).

‘No tienen idea de lo que es, nosotros somos un ejército ” (con lo todo lo que significa ser un ejército) afirma ante una audiencia muda e inmutable. Lo peor, es que “ÉL”  sabe hasta el hartazgo, conoce las necesidades de su pueblo, entiende que necesitan agua, luz, gas, cloacas y viviendas. En definitiva lo que necesitan es dignidad y tampoco saldó esa deuda con la sociedad santiagueña durante 12 años, no le interesa, sus aires de arquitecto egipcio le impiden invertir en su gente, en los de la casas de nylon, en personal para hospitales y en la mejora de sus sueldos. Tampoco la educación parece interesarle, pero la culpa es de el macrismo “bobo” y no del zamorato ladrón.

Luego los insta a defender “el  proyecto político”, si ése, el que no pudo dar respuestas sobre los muertos del penal, Raúl Domínguez, Marito Salto, el encarcelador de opositores con causas inventadas, el del estado policial constante.

Párrafo aparte para lo económico

El casi cierre del audio es desopilante y no tiene ningún desperdicio, “ÉL ” allí se refiere a la economía del país asegurando que: “esto viene a colación de lo más importante que ha cambiado en el país, después de este cambio político, ¿Qué cambio?” se pregunta a sí mismo y lo traslada a su concurrencia, “lo económico” asegura, “la economía cambió, la economía no es la misma, no está bien, ha habido una pérdida del poder adquisitivo”.

Afirma impávido en la provincia de los sueldos más bajos y en la que según datos del INDEC, los índices de la pobreza son los más altos del país, superando a la media nacional en 11 puntos porcentuales, llegando al 44% de pobres y 8% de indigentes. Es decir que más de la mitad de la población, se encuentra enrolado en uno de esos dos deshonrosos grupos. Para Gerardo Zamora, los culpables son los que tocan timbre para preguntar sobre necesidades y no aquellos que luego de ser consagrados le dan la espalda hasta dentro de los próximos 4 años cuando necesiten nuevamente de su confianza para desencantarlos eternamente.