20 marzo, 2017

El peronismo busca “deskirchnerizarse”

1

Las declaraciones del presidente del Partido Justicialista, el diputado nacional José Luis Gioja, en las que remarcó que la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner tiene un “piso alto, pero un techo bajo”, dan cuenta de lo que hoy en día vislumbra el peronismo en la provincia de Buenos Aires: las críticas y la desaprobación que tiene la gestión del actual presidente, Mauricio Macri, no perforan la imagen positiva de la gobernadora María Eugenia Vidal.

En el último encuentro que realizó el PJ, en donde varios acusaron que Máximo Kirchner se robó todo el protagonismo, ese fue justamente uno de los temas que más se tocaron pero de los que menos se hablaron en público con la prensa. “Nadie quiere hacer público que Cristina no puede ser la candidata porque todos tienen pánico a alguna represalia interna”, le dijo a éste medio un calificado operador peronista.

Sin embargo, el detonante que habría disparado algunas de los reproches en los últimos días fue el acercamiento, en lo que respecta a números, de la diputada nacional Elisa “Lilita” Carrió. Lo que era una distancia de más de diez puntos entre ella y CFK (algo en lo que coincidían muchas de las encuestas e inclusive mostraban los números que manejan en la Casa Rosada), comenzó a achicarse.

Varios gremialistas, quien el pasado siete de marzo salieron a decir que los altercados en la marcha se debieron a los intendentes vinculados al kirchnerismo, también expresan ese análisis y buscan, como primera opción al ex ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, pero también al ex gobernador Daniel Scioli “siempre y cuando se despegue de Cristina”.

La realidad es que el 14 de junio estas cuestiones tendrán que resolverse debido a que es el plazo final para la presentación de las alianzas, a lo que después se deberán escoger los nombres que irán a las PASO.